Henos en Pravia

January 25, 2015

Jo, bueno, va, no te pongas así. Sí, ya sé que es truco barato, y que ya lo usó eficazmente Muñoz Seca, y que me he visto obligado a permitirme la licencia del plural mayestático. Pero es que, por unos breves minutos, mi humilde persona se halla ingiriendo un cortado (descafeinado de máquina para más señas) en un café de Pravia, Asturias, un local con aire sabroso que me ha parecido que se llama “El Teatrillo” o algo así.

Únase a esto que, no ha mucho, me prometía a mí mismo revivir este blog y ¡qué mejor momento que en medio de un viaje rarísimo y considerablemente divertido, cuando la media horita que he decidido tomarme se puede invertir en dicha tarea, prodigios de la técnica, y aprovechando la vil excusa para reírme por dentro otro poquitín según imaginaba, hace un ratillo, la creación de esta entrada!

No, no hay teatro alrededor en este momento; salvo si entiendes por tal el que los abundantes parroquianos, o al menos una parte, interesados tan sólo en el partido de la tele, desarrollan como quien habla en prosa.

¿Que qué diantre hago yo aquí, junto al Nalón? Ejem, buena pregunta. Verás, me tocaba una pausa y un descanso en medio de… pero, sabes, es largo de contar… Ya te lo explicaré otro día, ¿vale? Prometido. (Y, si te puede la curiosidad, ¡quizá en los próximos días puedas encontrar alguna referencia en Facebook!)

Veremos si logro esta vez mantener un poco vivo el proyecto siempre inacabable de este blog. ¡Seguiremos informando!

Advertisements

Strange keyboard experience

September 14, 2012

Some minutes ago I typed my first experience of a Dvorak keyboard. This entry is being the second one. Very easy, using the usual one, reconfigured on software but looking up the letters on a screen figure.

Amazing. Will train further and only regret not having tried earlier!

No es noticia fresca, porque hace ya varias semanas de sus breves días conmigo aquí. Pero fue una semana fantástica para mí.
Iris y Adrián en Santander

2010

January 3, 2010

Un excelente momento (si bien tardío, qué le haremos) para informar a quienes de ello son culpables (y a quien pase por aquí) de un objeto que, una vez encontrado el momento de dedicarle media tarde, lo cual ocurrió hará unas tres o cuatro semanas, ha elevado de manera muy sustancial mi calidad de vida en Santander. (De un segundo objeto lleno de teclas se informará en una entrada futura.)

¡Gracias a todos los que participásteis en aquel evento, con especial agradecimiento a quien propusiera la idea y a quien se ocupó de la implementación!

Y a quien pase por aquí: mis mejores deseos para el año que comienza.

Delicious coffee maker

Deseo participar en el blog action day. Hoy. Wish to participate.

Y hace unos cuantos meses construía, en ocasión McGonagalliana, una entrada que muy bien podría servir para ello. He decidido reciclarla. I will recycle a previous post, created o La copio aquí:

Despedida?

Esta mañana, con el resplandor del amanecer en la ventana,
me he despertado sintiendo el presentimiento de un desastre
y me he encontrado solo, aturdido, como contemplando
al invasor inopinado, incapaz de enfrentar su frustración.

Oh, partisano alistado a un movimiento que no entiendes,
quiero ir contigo y demostrarte que, aunque te aprestes
a combatir las conductas denostables, al propagandista,
al opresor, al comerciante sin escrúpulos, al ladronzuelo,

cavas la fosa del planeta, una nueva obsesión impenitente
en la montaña imaginaria de una especie siempre hambrienta de energía:
a la sombra de una electricidad que supones siempre disponible,
de una flor entre centrales térmicas que están hundiendo el planeta;

y así la gente imita los patrones de un ritmo de consumo insostenible.
Cuando la vea, la flor que simboliza el destrozo planetario,
se dirá: ¡Qué locos fueron aquellos imbéciles! (¡Que somos tú y yo!)
¡Qué linda flor tenían, y qué es lo que ha quedado!

Batch the cool

July 20, 2007

…pero si hubiera o hubiese potterianos convictos entre el público, se merecen que hoy, a un par de horas del lanzamiento mundial de “Deathly Hallows”, aparezca aquí mi breve homenaje. Empecé a mirarme mugglenets y leaky cauldron orgs en busca del feeling por ahí, y ciertamente lo hay, y me supera de lejos. Si hubiera tenido horas a punta pala, que no las he tenido, no habría podido leer todos los foros. Ahora bien, hay dos preguntas rodando explícitamente por ahí, para las que se proponen muchas respuestas, y en mi breve paseo por los foros no he visto las que a mí me parecen obvias, así que las dejaré aquí, a riesgo de ser desmentido en un par de horas. ¿Qué “horcrux” perteneció a Rowena Ravenclaw? Propongo la gargantilla (“necklace”) que estuvo a punto de llevarse por delante a Katie Bell, y que es un objeto que ya llevamos tiempo viendo (estaba en Borgin and Burke’s cuando la red Flu llevó a Harry a Knockturn Alley en CoS, y no recuerdo si aparece al comienzo de OoP mucho antes de que Katie la encontrara). ¿Por qué Albus Dumbledore confía en Severus Snape? Me parece obvio que ha habido otro Unbreakable Vow al respecto, en su momento, realizado por el profesor Snape al profesor Dumbledore, y que le permite cumplir ambos sólo de la manera que ya sabemos, lo cual son instrucciones del propio Dumbledore que Snape, en una conversación oída por casualidad, “no quería cumplir” (ya buscaré en qué capítulo). La clave estaría en quién pudo actuar como “bonder” del primero, me parece probable que alguien ya fallecido de la Orden, y, así a lo bruto, propongo el nombre de Lily Evans, antes o después de cambiar de nombre (triste costumbre). Más información en Wikipedia (quién lo hubiera dicho!): http://en.wikipedia.org/wiki/Harry_Potter, con un enlace a un cuento ruso relacionado con las “horcruxes”: http://en.wikipedia.org/wiki/Koschei

Cómo no pensar en que lo primero que supe, como casi todo el mundo, de él fué por un whisky; cómo no pensar en que Greenwich se va deteriorando, como tantos otros barrios de tantas otras ciudades, a pesar de un meridiano que no le salva y de una atracción turística cerrada por reparación; cómo no pensar en haber pasado por allí cerquita, quizá luego embarcando hacia quién sabe dónde; cómo no pensar en sus tiempos en que el té venía por barco desde Oriente, y en el velamen de un velero más veloz que los vapores contra los que competía, en los cien pies de sus mástiles, en las once pistas de tenis que cubriría su velamen extendido por el suelo; cómo no pensar en que los barcos, en inglés, no son ni “it” ni “he”… sino “she”. Cómo no pensar en haber visto arder en mi propio cerebro tantas cosas, en haberme sorprendido un día porque una jovencísima muchacha sin zapatos era capaz de relatar lo que yo había sentido tiempo atrás, en tantos veleros desmantelados, en la imposible buena suerte del más veloz de todos, que, tras setenta años navegando y veinte sin navegar, pasa a convertirse en el dique seco de Greenwich en una más de las atracciones turísticas, y que, anunciada por un whisky, y cincuenta años más tarde, se esfuerza en competir con Tates, LondonEyes, CanaryWharfs, y en el respiro que se toma, por unos años, para un imprescindible lifting algún animal de dos patas se salta quizá la protección… ¡y le prende fuego!

http://arts.guardian.co.uk/art/news/story/0,,2085262,00.html