Cuánto cuesta ajustarse y combatir el propio desconocimiento.

Veamos unos ejemplos. He aquí una calle de lujo de Accra:

calle en Accra

Lujo significa asfalto para los coches y espacio suficiente para peatones, al menos a un lado; no es exactamente una acera: a ratos sí, unos pasos más adelante hay 50 metros enlosetados, lo cual está a merced, supongo, de la inversión que realice la entidad cuya entrada coincida en ese punto de la acera. Y zanja o cuneta o albañal, por supuesto al aire libre, para la lluvia y otros líquidos y las larvas de mosquito. Como os podéis figurar, raro es el día que no veo usar la acera de enfrente, atiborrada de malas hierbas, como urinario masculino improvisado. Y esto es el lujo: la mayoría de las calles del centro, y sobre los barrios o los pueblos os ahorro mis sospechas, son de tierra, por la que circulan gallináceas varias y algún que otro cabritillo buscándose alimentos. Pero, a ver, yo es que de peque era muy urbanícola, decidme, en los 50, en los 60, ¿verdad que en España estábamos igual? Me gustaría cotejar las cifras de analfabetismo funcional.

Seguro que has visto maquinitas tragaperras o páginas de cómic en la que simpáticos monitos tiran cocos desde lo alto de los cocoteros. ¿Cómo nos pintan el coco? Bueno, pues igualito que los que vemos en los puestos del mercado, porque, si no, no los reconocemos. Pero, ¿cómo es realmente un coco cuando aún está en el cocotero?

cocotero

Y eso que yo sí que los había visto, no en el cocotero pero sí preparados para ser abiertos a machetazos y comidos sin pelar, hace años en Chennai. Pero ya se me había olvidado.

Y termino por hoy con dos respuestas a solicitudes populares: qué se ve por mi ventana, y qué era lo que había que ver en la lista de precios del chiringuito de la playa, que la resolución con que subí la foto no era suficiente (https://balqui.wordpress.com/2012/07/23/la-playa-de-accra/#comments, os recuerdo que miréis la penúltima línea):

Ringway, Accra, Ghana

lista de precios en Accra

Me acababa de tomar, just had enjoyed, un capuccino, en una terracita de una “bakery” afrancesada, sort of a veranda, wonderful temperature, disfrutaba de una linda velada, on the brink of rain maybe, quizá a punto de llover, cuando un amable nativo me ha informado de la muerte del Presidente por ataque al corazón, I have been informed that a stroke has ended the life of the President. It must be true, debe ser verdad, porque ya lo pone, it says it already, en la wikipedia en English, http://en.wikipedia.org/wiki/John_Atta_Mills.

I found interesting, me pareció interesante seguir la línea de predecesores en la figura (presidencial o no, según lo que uno se remonte) de líder de Ghana desde la independencia, to follow up the line of preceeding leaders of the country since 1957. You find him also, lo encuentras también, as vice-president of the key figure of Rawlings.

2012 es año de elecciones, election year in Ghana, and just yesterday at lunchtime we were speaking about this, lo comentábamos a la hora de comer. Mis contactos locales veían posible que el presidente no se ganara su segundo mandato, my local contacts found possible that the president could fail to win his second presidential term. They found that interesting as the “two terms” seems to be a rule, les parecía interesante porque parece haber una regla de que los presidentes duren dos mandatos. El ataque al corazón ahorra a la ciudadanía el trabajo de implementar el fin de esa regla, this rule is now broken with no responsibility of the population, as it is enforced by the stroke.

Quizá la semana que me queda aquí sea interesante, maybe I am going to live an interesting week: specific rituals… o quizá me cierren el centro de trabajo por luto oficial y a ver cómo me apaño, unless they close for official mourning the Institute where I am working now and then, well, who knows…

Devolviendo llaves

January 31, 2012

Esta mañana, las llaves de la que ha sido mi humilde morada por algo más de dos años han vuelto a manos de su propietario. Del mismo modo, con la ayuda de Domingo, que amablemente acepta hacerme de correo, las llaves del que ha sido mi fantástico despacho en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Cantabria vuelven a la secretaría del departamento. Ya vacío, está, de todos modos, un poco desangelado este despacho. Nada: cuestión de minutos. El coche, cargado a tope, me espera a la puerta.

Nadie se llame a engaño. Situaciones que parecen análogas, pueden no ser ni remotamente parecidas. Parecerá que he vuelto a mi departamento de LSI en la UPC, pero ni LSI es el que era cuando me fuí, ni el que vuelve a mi viejo despacho es el que se fue de él, porque esos tres años te aseguro que se notan (sin ir más lejos, en el decrecimiento de la densidad del cabello). Y la relación entre el departamento y yo va a tener que reconstruirse, y lo voy a hacer, esta vez, con cuidadito, que de los escarmentados nacen los avisados, y no sé qué otra cosa me sabía yo sobre gatos escaldados, y todo eso; ¡tú ya me entiendes! Que ya lo dijo el poeta, “al volver la vista atrás se ve la senda que nunca” etc., y aunque parezca la misma senda, yo que la veo de cerca, oye, ¡alucinas de lo distinta que es!

Ya gané el año pasado el Campeonato de Cantabria de Espada Masculina Absoluta, como recordaréis quienes pasárais por aquí por esas fechas. Como este año el evento se ha retrasado, he disfrutado de tal categoría más de doce meses.

Y esta mañana ha tenido lugar el correspondiente campeonato de 2011. No lo he ganado, así que ya no soy campeón de Cantabria; sólo… subcampeón.

No hace falta ponerse pesado, a mis años y con lo que estas cosas me importan (que, sin ser poco, tampoco es muchísimo), un año alargado de reinado es suficiente. Pero, lógicamente, una cosa es esa y otra es no ponerle las cosas lo más difíciles posible al sucesor.

Y, en efecto, este mediodía, en una espectacular final que ha enfrentado a dos vallisoletanos, Chema ha logrado quitarme el título por un ajustadísimo 15-14, trufado de tocados dobles y de acciones interesantes. Una final un poco apresurada, que apenas ha precisado unos pocos segundos del segundo período; pero muy divertida. Quizá hubiera podido aguantar, pero no he logrado mantener la calma porque, si lo intentaba, me aburría un poco.

Pero así está bien: dentro de nada cumplo 52, así que no me sabe mal ceder el paso a “la juventud”; aunque, lo que es este año, el nuevo campeón ya no cumple los 35! La esgrima es un deporte para vidas dilatadas. (No te pongas así, Alejandro, todo llegará, dónde pretendes ir con 18 tacos de nada…)

Ya aparecerá material gráfico, cuando lo tenga lo subiré o lo enlazaré a donde se encuentre.

[Won the Cantabria epee fencing championship last saturday!]

Esta temporada está saliendo divertida desde el punto de vista esgrimístico. Y aún no estoy en plena forma, lo estaré cuando vuelva a ser capaz de tirar “coupés”, que el otro día probé uno y salió fatal. Pero del torneo Antroxu en Gijón me traje una medalla de bronce de tercer clasificado hace dos o tres semanas, y este fin de semana pasado he ganado el Campeonato de Cantabria (espada masculina absoluta) y me he traído para casa un lindo trofeo. Tengo muy poco material gráfico al respecto, si voy reuniendo más ya lo subiré por aquí; por ahora, aquí va el (llamémoslo así) “podio” de Gijón, el del campeonato de Cantabria, y un primer plano del trofeo. (En esgrima hay dos terceros puestos ex-aequo, los que pierden las semifinales no compiten entre sí para dirimir tercero y cuarto.)

En Gijón, de izquierda a derecha: Antonio del Busto, presidente de la Federación Asturiana; Alex Castro (Club de Armas Gijón, ganador del torneo Antroxu); Xose Piñeiro (Asociación Compostela Esgrima, segundo clasificado); el abajo firmante y Niol Fernández, terceros, y Pancho Paniceres, organizador del torneo.

En Solares, tras el campeonato de Cantabria: Braulio, que me las hizo pasar canutas en la final; Alejandro y Jesús, terceros clasificados, y el flamante Campeón. Y un primer plano del nuevo adorno de mi estantería, con una casete al lado para dar una idea del tamaño real.

[Buen momento para recrearme en los éxitos deportivos, porque ayer y hoy en términos laborales han sido días oscuros. Lo superaremos, seguro. Cuando termine de subir esta entrada me lo iré a repetir delante del espejo.]

50

August 26, 2009

Igual alguien por ahí recuerda que hace justo un año hubo aquí una entrada sobre cuadrados perfectos, por ejemplo el del 7. Por la misma, hoy toca medio siglo, inmerso en una ebullición divertida (y ocasionalmente estresante) de proyectos de muchos tipos: personales, emocionales, creativos, laborales, y alguno que otro al que se pueden poner todas las etiquetas.

En particular, aquellos que conocísteis al viejo poeta lunático, cuyas primeras encarnaciones tienen ya casi treinta años, sabed que está pasando por su sexta o séptima época de actividad, separadas por años durmiendo, a veces por décadas. Y que las nuevas tecnologías van a darle una curiosa y posiblemente intensa oportunidad…

Queda para otro día otra entrada aquí sobre otro proyecto viejo de décadas también, y que está en fase de somnolencia, a saber, Ghess (with warm thanks to Ben Veal for, first, joining, and eventually leading that project).

La veritable història de Sant Jordi

Hi havia, fa molt de temps, un jove anomenat Jordi. Havia viscut com a camperol tota la seva vida fins que un bon dia decidí viatjar. Volia veure un drac, sempre li havien fascinat aquests éssers capaços de llençar foc per la boca.

El seu pare li havia deixat un ase per que viatgés de pressa i còmodament. En Jordi va viatjar durant uns dies sense veure cap drac. Pel camí va trobar un vell que li explicà que els dracs no sempre són simpàtics i li va preguntar si volia una llança i una armadura per si de cas. Al jove camperol li va divertir la idea i el vell les hi va donar tot dient que anés amb compte, que eren bastant antigues i estaven una mica rovellades.

En Jordi li va donar les gràcies i va continuar cap a l’est.

Uns dies més tard, en Jordi va veure en la llunyania una bola de foc elevant-se per sobre el bosc. Va baixar de l’ase i va córrer en aquella direcció: li feia molta il·lusió veure un drac.

En arribar a la clariana on creia que trobaria el drac, va sentir un bramul d’angoixa que el va fer estremir. Va continuar uns metres i va trobar el drac. Estava quiet a terra, mort. La seva desil·lusió va ser enorme, però més gran encara va ser la seva sorpresa al sentir una veu que deia:

– He mort el drac! He mort el drac!

En Jordi no sabia d’on venia la veu fins que va veure un cap i un braç sortint de sota el drac. Era un cavaller. S’hi va acostar i ja li anava a retreure haver mort una criatura tan fantàstica quan es va adonar que el cavaller mateix estava aixafat sota l’enorme bèstia i no es podia moure. Just abans de morir, el cavaller li va dir:

– Dóna-li aquesta rosa a la princesa.

En Jordi va agafar la rosa, sense tenir temps de preguntar-li a quina princesa es referia.

Uns instants més tard, una noia molt bonica va sorgir d’entre els arbres i exclamà, tot corrent cap a ell i abraçant-lo:

– Has vençut el drac!

Ell no comprenia res. Quan anava a dir-li que no havia estat ell, la noia li va fer un petó a la galta. Li va dir que ella era la princesa i que l’acompanyés al seu castell. En sentir la paraula “princesa”, en Jordi li oferí la rosa i ella es va emocionar tant que ell no es va atrevir a dir-li que era de part del cavaller mort.

En arribar al castell, tothom aclamava en Jordi per la seva gran gesta. En Jordi no volia espatllar-ho, així que va adoptar un posat orgullós, va agafar la princesa per la cintura i junts es van dirigir al castell.

El final ja no cal que l’expliqui, ja que aquesta llegenda es molt coneguda. Malauradament, molta gent encara no sap tota la veritat.

El Cavaller Esclafat