El contexto humano

July 30, 2012

A poco más de 24h de comenzar el camino de regreso, me quedan un par de cosillas en el tintero. Vamos con una, y ya veremos qué rato encuentro esta semana para la otra.

He recibido alguna solicitud al respecto de las fotografías que ilustran esta fase de viaje africano de esta bitácora. Se me indica que se echa de menos el contexto humano, la presencia de personas locales que den más perspectiva de esta sociedad. A ser posible, fotografiados sin que se den cuenta.

Yo siempre he encontrado difícil fotografiar personas. Me permito copiar aquí un fragmento del email en que he respondido a la falta de ese tipo de fotos:

“Para que no se den cuenta (y además, es que si se dan cuenta yo me muero de la vergüenza) hace falta fotografiar desde lejos, y eso requiere un buen zoom, y que la cámara dispare cuando das al botón y no dos segundos después. Mi cámara digital dispara cuando le da la gana, tiene un zoom muy limitado, y, sobre todo, el terrible inconveniente de que decidí que no me la traía, así que todas las fotos las hago con el tablet, que dispara cuando le da la gana. Eso sí, el zoom no es tan limitado: es que no tiene.”

Pero, en fin, con un poco de esfuerzo, durante el fin de semana he hecho algunas fotos con humanos, a veces desde lejos, y luego las he recortado con el Paint (no, no me sé manejar el Photoshop, pese a lo que una vez contaba yo sobre ciertos batracios).

Si tienes mi edad, o no demasiado menos, tal vez recuerdes que, allá en los 60’s, comprábamos la leche en unas bolsas de plástico blando de a litro, que luego en casa poníamos en una jarra prevenida al efecto. Cortábamos una esquina para verter, y la contraria para que entrara el aire y el vertido fuera más homogéneo, prevención a pesar de la cual acabábamos derramando parte de la leche en el interior de la jarra, o en el exterior, etcétera. En la primera de las fotos que siguen, compraventas en semáforo, la persona de la derecha lleva sobre su cabeza un balde lleno de bolsas de plástico, con tres diferencias: son de medio litro, transparentes, y contienen agua, que los pasajeros de los tro-tro (furgonetas tuneadas para admitir 15 o 20 o 25 pasajeros en poquísimos metros cuadrados, y que conforman la red de transporte público local, o lo más parecido que he visto a ese concepto) compran por las ventanillas durante la parada en el semáforo.

No me preguntes por el grupo de la segunda, no sé qué hacen (si hacen algo). Están al lado de una iglesia presbiteriana, y no he visto tantas bicicletas juntas en ningún otro punto de Accra. La tercera es la terraza de la “bakery” donde a veces me tomo un “capuccino” (escrito “cuppoccino” en inglés local); suele estar ocupada únicamente por gentes de raza blanca, y me gusta poder ofrecer una vista no habitual. Creo que el motivo no es racial sino económico, y no creo que eso te sorprenda: piden de 3 a 4 cedis por el café, y en el comedor del centro tecnológico me como un generoso plato de hidratos de carbono y proteínas por 5 cedis. De la última, no se me ocurre nada que decir…

comercio semaforico

weekend meeting

accra bakery

street in accra

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: