Cambio de hora

November 3, 2010

Casi me he olvidado de la contraseña para entrar aquí. Quería explicar hoy que, ya hace años,  aprendí que el día siguiente al del cambio de hora de primavera no era buen día para tomar un avión. Yo llegué en hora, sin problemas, pero el colega que llegaba al mismo aeropuerto que yo, proveniente de un tercer país, y que tenía reservado un coche de alquiler en el que ambos nos íbamos a trasladar a un workshop en un lugar de acceso no muy fácil, sí, el colega en cuestión se enteró del cambio de hora por la radio mientras se afeitaba con calma; y, aunque desplegó todas sus energías, perdió el vuelo. Bueno, no pasó nada grave, y el evento me dio pie a otro curioso eco años después.

Pero el cambio de hora de otoño, no traerá un problema así, ¿verdad? Si uno no se entera del cambio de hora, pues lo peor que le puede pasar es que llegue al aeropuerto con una hora extra de antelación y posible aburrimiento.

Pues no.

Este año he aprendido que el día siguiente al del cambio de hora de otoño tampoco es buen día para tomar un avión.

Me levanto, con tiempo, algunos minutos antes de que suene el despertador. Es una hora menos, en realidad. Voy bien de sobras. Me ducho. Abro el portátil, atiendo algún correo, miro alguna web de algún congreso o algo; preparo mi brevísimo equipaje, bajo a la parada del bus lento y barato, el 46, me doy media vuelta y me desayuno un café con leche y un cruasán, vuelvo a la parada, llueve a cántaros. Es una hora menos, en realidad, voy bien de sobras: a mi hora prevista, nada ajustada, pero además es una menos en realidad.

Llega por fin, un poco retrasado, el bus lento y barato, el 46, me deja en el aeropuerto, hago tranquilamente mi cola del control de seguridad, me abstengo de alterarme por las familias que pretenden pasar el arco detector de metales con una criaturita que lleva un brazalete de diez o doce pulseritas metálicas (y aún se extrañan de que pite), espero mi turno con calma. Voy bien de sobras, es una hora menos, en realidad. Busco la puerta de embarque: la 34. Eh, por qué hay esta cola enorme? Cómo es que están embarcando ya si falta una hora?

No. No falta una hora. No es una hora menos. No voy bien de sobras, más bien llego justito, y porque he tenido la suerte de que se hayan retrasado un poco. El despertador, que era el del móvil, es demasiado inteligente para mí: sin avisar, él solito ha cambiado la hora a las tres de la mañana, cuando han pasado a ser las dos, y yo me he despertado algunos minutos antes de que suene el despertador, pero casi una hora más tarde de la que yo me pensaba que era. Estas tecnologías modernas que hacen que al cabo de un año tengas que cambiar el móvil porque la batería no dura ni día y medio y además te dan otro gratis “por los puntos” (o sea, prepagado a base de un consumo convenientemente mal tasado a favor de la operadora), tienen la consecuencia de que casi no tienes tiempo de aprender lo lista que es la maldita máquina.

Bueno, siempre se puede esperar que el evento me dé pie a algún otro curioso eco dentro de unos años.

 

 

Advertisements

2 Responses to “Cambio de hora”

  1. Nat+ Says:

    Ay Pepe, menos mal que llegaste… y sí, las máquinas son más listas que el hambre. Al final te vas a tener que organizar un reloj analógico para poder estar seguro de si es una hora más o menos de la que crees… 😉

  2. Carmen Says:

    “la vida vive en mi” dice un pasaje Biblico;ahora dejamos que el ritmo de nuestra vida lo marquen las máquinitas de marras ¡agggggg que penosidad! aunque por lo que cuentas, tu “disco duro”, el que llevas de serie tambien hizo su trabajo

    Un abrazo


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: