¡Ha ardido el Cutty Sark!

May 23, 2007

Cómo no pensar en que lo primero que supe, como casi todo el mundo, de él fué por un whisky; cómo no pensar en que Greenwich se va deteriorando, como tantos otros barrios de tantas otras ciudades, a pesar de un meridiano que no le salva y de una atracción turística cerrada por reparación; cómo no pensar en haber pasado por allí cerquita, quizá luego embarcando hacia quién sabe dónde; cómo no pensar en sus tiempos en que el té venía por barco desde Oriente, y en el velamen de un velero más veloz que los vapores contra los que competía, en los cien pies de sus mástiles, en las once pistas de tenis que cubriría su velamen extendido por el suelo; cómo no pensar en que los barcos, en inglés, no son ni “it” ni “he”… sino “she”. Cómo no pensar en haber visto arder en mi propio cerebro tantas cosas, en haberme sorprendido un día porque una jovencísima muchacha sin zapatos era capaz de relatar lo que yo había sentido tiempo atrás, en tantos veleros desmantelados, en la imposible buena suerte del más veloz de todos, que, tras setenta años navegando y veinte sin navegar, pasa a convertirse en el dique seco de Greenwich en una más de las atracciones turísticas, y que, anunciada por un whisky, y cincuenta años más tarde, se esfuerza en competir con Tates, LondonEyes, CanaryWharfs, y en el respiro que se toma, por unos años, para un imprescindible lifting algún animal de dos patas se salta quizá la protección… ¡y le prende fuego!

http://arts.guardian.co.uk/art/news/story/0,,2085262,00.html

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: